Beneficios de la sauna

La alta temperatura de la sauna hace que haya gente más reticente a utilizarla porque no siempre apetecen las altas temperaturas. Pero ya os digo, hacer sauna nos aporta una gran cantidad de beneficios.

Distinguimos dos principales tipos de sauna: la sauna seca y la húmeda.

La sauna seca  o sauna finlandesa alcanza temperaturas entre los 80º y 90º y una humedad mínima, nunca superior al 20%, por eso no nos llega a quemar. En cambio, la sauna húmeda o baño turco, no supera los 70º y la humedad relativa es muy alta. Este tipo de saunas se acompañan con aceites aromáticos, como el mentol o el eucalipto, para beneficiar la respiración, pues abre los bronquios y los despeja.

 

Vamos a ver los beneficios de la sauna:

– Su uso habitual hace que tengamos una piel más bonita, libre de suciedad y de estrés.

– Mejora nuestro sistema cardiovascular y motor.

– El aumento de la temperatura es tan elevada que hace que se incremente la circulación sanguínea en la superficie de la piel.

– Los poros se abren y conseguimos eliminar toxinas y limpiar la piel.

– Las altas temperaturas estimulan el riego sanguíneo y con él la regeneración celular, por lo que mejora muchas lesiones dérmicas o enfermedades cutáneas.

– Las altas temperaturas tienen un poder relajante y consiguen que nuestros impulsos se ralenticen.

– Nuestro cuerpo libera endorfinas, las cuales nos ayudan a combatir el estrés y el insomnio.

– Las sesiones de sauna tienen un efecto diurético. Esta eliminación de líquidos ayuda a reducir la celulitis, las adiposidades, torceduras neuralgias, bursitis, espasmos musculares, dolencias óseo-musculares y rigidez articular.

– Aumenta las defensas.

– Elimina el alcohol, la nicotina, el sodio, el ácido sulfúrico y combate el colesterol.

– Mejora la artritis.

 

Recomendaciones de uso:

– Tenemos que entrar en la sauna con la piel mojada y limpia. 

– Cuando entramos, podemos escoger distintos niveles para sentarnos: en la parte de arriba vamos a notar más el calor que en la parte de abajo. En la primera sesión de 15 minutos podemos sentarnos en la parte de abajo para acostumbrarnos a la alta temperatura.

– Preferente, tenemos que sentarnos utilizando una toalla pequeña.

– Cada sesión de sauna va de los 5 a los 15 minutos. Después, tenemos que salir para enfriarnos. Si cabe la posibilidad, sería bueno que después de los 15 minutos de la sesión nos refrescáramos con agua fría (ya sea ducha o piscina) o hielo, nunca con agua caliente.

– Si queremos los beneficios máximos, volveríamos a realizar otra sesión de 15 minutos. Esta vez podríamos tumbarnos sobre una toalla en la parte de arriba para relajarnos.

– Una sesión completa de sauna dura, aproximadamente, de 30 a 60 minutos,  con espacios cada 10 o 15 minutos para refrescarnos.

– Como máximo, podemos hacer sauna 2 o 3 días a la semana.

 

PRECAUCIONES:

– Puede resultar peligrosa para quienes  padecen enfermedades del corazón.

– El abuso de las sesiones de sauna puede perjudicial para la vida sexual.

– No entrar en la sauna con hambre, con el estómago lleno (se debe dejar transcurrir una hora desde la comida) o en estado de agotamiento.

– Durante la sesión no debemos beber líquidos porque no se produciría la desintoxicación corporal.

– No realices ejercicios de gimnasia dentro de la sauna.

 

¿Hacéis sauna a menudo? ¿Conocíais todos sus beneficios?

logo by Patry Jordan

Una Respuesta

Hacer Comentario

Specify GooglePlus Client ID and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for GooglePlus Login to work

Su dirección de correo electrónico no será publicada.