CÓMO DEJAR DE MORDERSE LAS UÑAS

Sois muchas las que me decís que os mordéis las uñas y no sabéis como evitarlo. Hoy os dejo estos pequeños truquitos o consejos para evitar mordéroslas y que luzcan sanas, bonitas y cuidadas.

uñas_web

  • Empezar poco a poco. Es decir, puedes empezar prohibiéndote morderte una sola uña (esta la vas a dejar larga) y vas a dejarte morder las demás. Una vez ya has conseguido dejar esa uña larguita y no mordértela, añadirás la prohibición a otra, y así hasta que ya no tengas ganas de comértelas.
  • Utilizar un producto de sabor amargo en tus uñas (de venta en cualquier perfumería o tienda de cosméticos). A veces no siempre funciona, porque cuando tienes el vicio de mordértelas, al final acabas comiéndote la uña junto con el producto. Más que nada es para tomar consciencia que tienes el dedo en la boca y que estás a punto de masticar la uña. En ese punto, hay que ser lo suficientemente fuerte como para quitar el dedo de la boca.  Si no queréis comprar el producto, podéis utilizar cosas que tengáis por casa, como por ejemplo, frotaros las uñas con un ajo.
  • Fortalecer tus uñas con endurecedor. Cuando nos mordemos las uñas e incluso nos hacemos sangre, nuestras uñas tienden a agrietarse y romperse con mucha facilidad; incluso cuanto más blandas están más apetece comerlas. Si nos aplicamos un par de veces o tres a la semana endurecedor, notaremos que nuestras uñas crecen y, además, mucho más fuertes, por lo que será más difícil morderlas.
  • Pintar las uñas de un color fuerte. Si las pintas de algún color o les haces algunos diseños te dará más pena y más pudor comértelas. Además, si te las limas, las cuidas y las mantienes limpias, vas a darte cuenta que al final tu prioridad no será dejar de comértelas si no mantenerlas bonitas y arregladas.
  • Mantener tus dientes ocupados. Podemos masticar un chicle, alguna rama de regaliz, pipas o algún caramelo sin azúcar. Si no queremos o no tenemos nada para comer cerca, siempre podemos jugar con un bolígrafo, un llavero, una pulserita o nuestros. ¡Todo menos las uñas! De esta forma, mantendremos nuestra boca ocupada y dejaremos las uñas en paz.
  • Usar guantes o tiritas para las uñas. Es algo exagerado, sí, pero a veces la ansiedad y las ganas de comer las uñas son tantas que hay que llegar a medidas extremas. Ahora que aún hace frío, podemos usar guantes para dejar de tener la tentación de llevárnoslas a la boca. Pero con el buen tiempo, por ejemplo, podemos usar tiritas en las uñas.
  • Usar uñas postizas. Al usarlas, vamos a permitir que nuestra uña natural crezca sin ningún tipo de problema y, además, conseguiremos no morderlas.

¿Qué os han parecido estos trucos? ¿Los habéis probado? ¡Contadme vuestra experiencia con las uñas!

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.