LAS ARCILLAS EN COSMÉTICA NATURAL

¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis? 🙂 Hoy vengo a hablaros de unas grandes aliadas con las que podremos contar en nuestras rutinas de belleza, si queremos adaptarlas a un camino mucho más natural: las arcillas, ¡si, si! Esa tierra que está al alcance de nuestra mano, prácticamente.

Todas las arcillas tienen propiedades absorbentes, antisépticas, bactericidas, cicatrizantes, descontracturantes, anti-inflamatorias y limpiadoras. Según su composición, estimula más o menos la circulación, hidrata y suaviza la piel y el cabello.

Las más empleadas en cosmética son la montmorillonita o arcilla verde, la arcilla blanca o caolín, ghassoul y la arcilla roja.

  • Arcilla Blanca o Caolín: Es rica en sílice y en alúmina y tiene poco hierro, lo que la hace suave para la piel y las mucosas. Dotada de un poder absorbente es muy eficaz en casos de hinchazón o intoxicación alimentaria. En cosmética es ideal para mascarillas y tratamientos faciales. Suavizante, purificante, descongestionante y calmante conviene a las pieles sensibles, secas y maduras y para los cabellos frágiles.
  • Arcilla verde o montmorillonita: muy rica en magnesio, además contiene silicio, potasio, sosa, cal, fosfatos, óxidos de hierro, aluminio, manganeso, magnesio y titanio. Posee una excepcional capacidad de absorción y pureza. Es desintoxicante, remineralizante y absorbente. Principalmente podemos encontrarlas en mascarillas faciales muy indicadas para pieles acneicas, especialmente en pieles mixtas o grasas.
  • Arcilla roja: De composición similar a la arcilla verde, su coloración se debe a un mayor contenido en óxidos de hierro. Es más grasa y menos absorbente. Sus aplicaciones son similares, siendo mas efectiva la arcilla verde.
  • El Ghassoul: proviene de marruecos al pie del Atlas. Es utilizada desde siglos para los cuidados de belleza y higiene. Tierra absorbente que elimina impurezas y limpia suavemente la piel y el cabello.

Aplicaciones:

  • Mascarillas: es el empleo más extendido.

Se vierten unas cucharaditas de arcilla verde molida y un poco de agua en un recipiente de madera o cristal. Se mezcla hasta conseguir un compuesto cremoso. Después se extiende sobre la cara y se deja reposar hasta que se haya secado.

Se aconseja aclarar con agua tibia. La piel aparecerá más suave, lisa y uniforme, ya que la arcilla elimina la capa superficial de células muertas de la piel y la provee de sales minerales y oligoelementos.

  • Champú seco: mezclar a partes iguales arcilla y bicarbonato de sodio. Con el polvo obtenido esparcir en el cuero cabelludo. Te permite dar espacio a tus champús ya que absorbe la grasa y da más cuerpo a los cabellos finos.
  • Mascarilla cabello graso: 4/5 cucharas soperas de ghassoul, igual de agua (mejor utilizar un agua floral), 1/2 cuchara café de sal marina y 8 gotas de aceites esencial de limón o romero. mezclar bien y esparcir la pasta en el cuero cabelludo intentando no tocar el largo. dejar actuar 20 min y aclarar con agua tibia. hacer un champú suave.
  • Desodorante: el caolín es una buena herramienta para absorber olores y humedad espolvoreando axilas y pies.

¿Y tú? 🙂 ¿Te has animado ya a probar las numerosas cualidades de las arcillas? Mímate un poco, y dedica alguna tarde a realizarte una mascarilla, ¡busca el tiempo para ti!

Una Respuesta

  1. Carmen Blanco

    Magnífico post. Lo natural está en auge porque los beneficios de la Cosmética Natural para nuestra salud, para nuestra piel y para el medio ambiente son múltiples. Apúntate a lo natural, visita https://bellenatur.com. Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir.

    Responder

Hacer Comentario

Specify GooglePlus Client ID and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for GooglePlus Login to work

Su dirección de correo electrónico no será publicada.