MALOS HÁBITOS EN TU RUTINA FACIAL

¡Hola chicas! 🙂 Aunque cada vez gracias a internet tenemos mucha más información, hasta yo me confieso culpable de cometer muchas veces errores en mi rutina facial diaria. Y es que, son pequeñas cositas que quizás pasamos por alto, y son muy fáciles de remediar. ¿Quieres saber de qué hablo? Sigue leyendo 🙂

Tratamos de llevar una rutina diaria correcta, probamos los productos, nos lavamos la cara con regularidad, nos hidratamos la piel…pero hay algunos hábitos que hemos adquirido, que no son buenos, y debemos convertirlos:

  1. No reemplazar con frecuencia la toalla de la cara: Lo ideal es que empleemos una toalla específicamente para nuestra limpieza facial. Pero muchas veces la usamos demasiados días seguidos y esto es contraproducente. Con la humedad, se acumulan muchas bacterias e incluso moho. Es muy importante ponerla a secar después de cada uso y reemplazarla a menudo, pues pueden aparecernos brotes de acné debido a estas bacterias.
  2. No hidratar la piel grasa: Es un mito pensar que, por tener una piel grasa, no debemos hidratarla igualmente que alguien que la tenga seca. Pero eso no es así, ya que el no hidratarla también puede provocar que nos salgan granitos. La piel seca se inflama lo que provoca la segregación de más sebo, lo que se traduce en más acné. Lo importante es usar un buen producto que sea apto para nuestro tipo de piel. Lo mejor es que vayas a una tienda especializada y un profesional te asesore.
  3. No ducharnos justo después de hacer ejercicio: Lo ideal es ducharnos justo al acabar de entrenar, ya que cuanto menos tiempo tengan las bacterias para anidar en nuestra piel, mejor. Para mejores resultados, puedes usar un jabón antibacteriano. Si por lo que sea no puedes ducharte justo en ese momento, es importante cambiar tu ropa rápidamente, y aunque sea lavar el rostro para eliminar la capa que se ha generado.
  4. Ducharnos siempre por las mañanas: A todos nos gusta la sensación de la ducha nada más levantarnos, para activarnos. Pero hacerlo siempre de esta forma puede ser perjudicial para nuestra piel. Si nos duchamos por la noche, ayudamos a nuestras sábanas a permanecer limpias por más tiempo, por lo que la suciedad no se adherirá a nuestra piel con tanta facilidad.
  5. No limpiar las brochas de maquillaje: Muchas veces en la rutina diaria no paramos a dedicar un ratito a limpiar las brochas correctamente y esto es un gran error. Ya que, de su uso continuo, junto con los productos y las mismas sustancias de nuestra piel, se acumulan bacterias que pueden dañarnos la piel. Además, ayudarás a que te duren más tiempo en buenas condiciones.

Yo confieso, que limpiar las brochas de maquillaje con más regularidad es lo que más se me olvida, pero debemos tener en cuenta todos estos puntos si queremos tener una piel mucho más saludable y evitar que nos salgan brotes de acné tan desagradables 🙂

2 Respuestas

  1. Anna

    Excelente publicacion, tambien la calidad influye, por ejemplo yo he aprovechado de comprar maquillaje original en las ofertas walmart de la semana de diciembre, se ahorra bastante y hay de todo, hasta regalos para los chicos.

    Responder

Hacer Comentario

Specify GooglePlus Client ID and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for GooglePlus Login to work

Su dirección de correo electrónico no será publicada.